The_Warrior_to_send

Guerreros de la Luz

Son guerreros creados por la Diosa Cyfiawnder mucho antes de la guerra que se desencadenó contra Rhyfel. Estos seres fueron creados a semejanza de los dioses y su fin último es defender a sus creadores tanto como a los inocentes.

Los primeros seis Guerreros fueron creados y comparten un vínculo de hermandad entre ellos. Sin embargo, ante la muerte de niños menores de un año la Diosa Cyfiawnder decidió acoger esas almas y otorgarles una segunda oportunidad como Guerreros. Todos los Guerreros tanto pequeños como mayores, son criados en el DOM, mientras conviven con los dioses.

Entre los poderes de los Guerreros de la Luz, encontramos la capacidad de transportarse mediante un humo blanquecino, cayendo en forma de rayo desde cualquier lugar sin importar la distancia. Tienen la capacidad de comunicarse entre ellos por el pensamiento, son diestros guerreros, entrenados desde bien pequeños. Algunos de ellos cuentan con la capacidad de sanar las heridas, borrar la memoria de los humanos, aunque cada guerrero es especial a su manera.

guerrera

Los Guerreros de la Luz pueden mantener un vínculo, denominado Rhed, con el resto de razas. Incluyendo los vampiros, los elfos y especialmente los Moraks. En la actualidad, estos vínculos solo se reservan a aquellos Moraks que no quieren ser parte de la guerra, pero temen que los Tywylls pueda atraparles, torturarles y matarles. Este vínculo se caracteriza por ser una unión de sangre donde el Guerrero puede sentir a su protegido en peligro.

Si el vínculo es fuerte se puede visualizar casi a la perfección el lugar donde se encuentra el protegido. Pero todo poder acarrea una responsabilidad y los Guerreros no podían ser menos. Cuando un protegido caen en las garras de los Tywylls, los Guerreros sienten el dolor, que están infligiendo al Morak. Para entender muchísimo más esta cualidad os dejo un fragmento de “Puro Fuego” que ya ha sido publicado aquí

“Todas las criaturas podían crear un vínculo de protección con ellos, una manera de estar conectados. En la actualidad, simplemente se utilizaban con los Morak, pero sólo con aquellos que habían decidido no participar en la guerra abiertamente y querían estar protegidos de sus posibles torturadores. Tenía que ser un pacto de mutuo acuerdo y en cuanto uno de los dos decidiera romperlo… estaría perdido hasta su nueva reconstrucción.
Todavía recordaba el primer vínculo que le unió a un Morak. Su nombre real era Rhed y se trataba de una unión de sangre que te permitía saber cuándo un protegido tuyo estaba siendo atacado. Si el vínculo era fuerte podías visualizar el lugar exacto donde se encontraba, pero aquello solo ocurría con las personas que llevaban muchos años ligadas entre sí. Lo peor de todo era el aviso. Sentías el dolor, la tortura en tu propio cuerpo y cuando tu protegido fallecía… Era como si una parte de ti mismo se hubiera ido con él.”

out-of-body-astral-projection-focus

Otra de sus muchas cualidades es la de poder aparentar la edad que quieran. Los Guerreros pueden envejecer o rejuvenecer su cuerpo a su voluntad. Permitiéndoles vivir todas las etapas de una vida y así infiltrarse mucho mejor dentro de los diferentes mundos, sobre todo la tierra, donde los humanos nacen, crecen y mueren con el paso del tiempo. Así, los Guerreros pueden pasar de tener veinte años (en aspecto físico) a tener sesenta. Es una cualidad que lleva muchísimo tiempo controlarla y agota enérgicamente a la persona que la realiza. Sin embargo, hay varios aspectos que tenemos que resaltar.

  • Los Guerreros no pueden parecerse a cualquier otra persona. Solo pueden cambiar su propia fisionomía… Su aspecto variará con la edad, pero siempre mantendrán sus rasgos básicos, sin posibilidad de cambiarlos. Un ejemplo: Aquel Guerrero que es moreno, ojos azules y cara cuadrada seguirá manteniendo esos rasgos, independientemente de la edad que tenga.
  • Lo segundo a tener en cuenta es que los Guerreros no pueden volver a ser niños. Muchos estaréis pensando que si pueden variar su edad, también podrán convertirse en niños, pero eso está prohibido para ellos. La inocencia de un niño es sagrada para los Dioses a los que sirven los Anfarwold. Por ello, los Guerreros jamás podrán variar su edad y convertirse en jóvenes entre los cero y los dieciocho años. Es una imposibilidad que les marca cuando pierden la inocencia dentro del DOM.

Los Guerreros de la Luz viven principalmente en el DOM, protegiendo a los Dioses y entrenándose, pero una gran mayoría bajan a la tierra para proteger a los más desfavorecidos y luchar contra los Tywyll. Éstos seres no son inmunes a los sentimientos. Son fríos, duros e implacables en la batalla, pero sienten dolor, felicidad, tristeza, amor y esperanza.

Anuncios