NoahNombre y apellidos: Noah Cooper.

Edad: 30 años recién cumplidos.

Aspecto físico: Cabello rubio muy cortito, sus ojos son verdes y tiene una constitución atlética. No tiene un cuerpo escultural, pero tiene músculo y unas formas bien definidas.

Profesión: Es médico forense en el depósito de cadáveres.

Padres: Fallecidos.

Familiares: Tíos que residen en Atlanta.

Amigos: Sarah Andrews, William Turner y Evan Baker.

Raza: Humano con poderes psíquicos. A las personas con sus dones se las conocen por el nombre de Moraks. Los Anfarwolds y los Tywylls luchan para atraer a estos Moraks a su lado y conseguir desnivelar la balanza a su favor.

Poderes: Todos los Moraks tiene un poder común que es la telepatía, pero cada persona desarrolla unos poderes psíquicos, dependiendo de lo fuerte que sea su psi y cómo la desarrollen.

  • La piroquinesis permite manipular el fuego a través de una combustión del aire gracias al uso del poder psíquico.
  • La telequinesis permite mover objetos con la mente creando un campo áurico con ellos. La energía psíquica necesaria es emitida por el cerebro. Si la persona practica sería incluso capaz de mover átomos individuales.
  • La termoquineses es el control de la temperatura corporal. Permite disminuir o aumentar esta a voluntad. Está estrechamente ligada con la piroquinesis y tiene la cualidad de poder aumentar la temperatura de un objeto hasta conseguir incendiarlo.
  • Fragoquinesis es la capacidad de destruir objetos a nivel molecular. Todos aquellos que manejen la telequinesis serán capaces de fragmentar o implosionar un objeto hasta convertirlo en cenizas.
  • La telepatía sirve para emitir pensamientos y recibirlos. Al principio, todos los Moraks pueden escuchar los pensamientos de cualquier humano, pero a medida que controlan su don pueden ir suprimiendo esas voces en su cabeza hasta apagarlas completamente.

list_640px

Breve historia sobre Noah

Desde pequeñito comenzó a experimentar una telepatía que ha ido degenerando en varios poderes que aún no controla demasiado. Cuando tenía la edad de diez años, sus padres murieron en un accidente de tráfico, donde él fue el único superviviente. A raíz de ese trágico suceso, el Estado otorgó su custodia a sus tíos que residían en Nueva York y cuidaron de Noah como si fuera su propio hijo.
Durante su adolescencia conoció a Sarah Andrews y a su hermana Amy Andrews. Encontró en Sarah una persona que compartía parte de sus dones y también sus desgracias. La amistad les unió estrechamente hasta la actualidad. Añorando el silencio que no tenía debido a las voces que entraban en su cabeza, decidió convertirse en médico forense, ingresando en la Universidad de Nueva York donde conoció a William Turner y Evan Baker.
Sus tíos se mudaron poco después de finalizar sus estudios a Atlanta, vendieron el piso y regalaron a Noah una Harley por su título universitario. A raíz de ahí, Noah encontró un piso para vivir, conservó su moto y consiguió una plaza en el depósito de cadáveres de un gran hospital donde tiene como jefe a Robert Hansen. Ahora vive una vida apacible con un trabajo que le gusta, pese a lo desagradable que puede ser tratar con la muerte, tiene unos amigos que dan todo por él al igual que Noah por ellos. Lo único es que le gustaría visitar a sus tíos más veces y no solo recibir las llamadas de su tía.
eye-candy-chris-evans-20

Personalidad

Noah Cooper es una persona muy retraída debido a la telepatía que desarrolló desde bien pequeño. Es bastante tímido, cortado con las personas en un principio y adora la soledad por el simple hecho de no tener que escuchar pensamientos ajenos. No obstante, cuando entabla relación con una persona es capaz de soltarse, siendo él mismo y demostrándole a la otra persona que es una persona interesante de conocer.
Tiene un nivel de ética muy elevado, cree que sabe diferenciar entre el bien y el mal. No duda en hacer ver los defectos en los demás, sus malas acciones y también las buenas, aunque le cuesta un poquito reconocer las propias. Suele confiar muchísimo en la gente, pero la traición de la confianza puede minar la amistad para siempre y le cuesta mucho dar segundas oportunidades.
Noah jamás ha estado contento con los poderes que tiene a diferencia del resto de sus amigos. Siempre ha creído que son una maldición para él e intenta evitarlos a toda costa. Le gusta mucho la mitología, pero siempre que esté basada en fantasía y no en una posible verdad que amenace su vida. Intenta utilizar lo menos posible sus poderes, algo que le ha obligado a esconderlos, excepto de sus tres amigos. Al contrario que Evan Baker, el cual también tiene poderes psíquicos, no ha sabido controlarlos por falta de entrenamiento.

Noah Cooper no tenía un trabajo que la gente considerara agradable. Hacer autopsias, verificar muertes y sobre todo dar causas de probables asesinatos no era una profesión que todo el mundo desearía emprender todos los días. Ser forense era una carga para el resto de las personas menos para él. Le daba una paz y una tranquilidad que poca gente podría entender. Nadie podría hacerlo, exceptuando sus amigos, y las personas que fueran tan raritas como él.

Anuncios